TOP TEN CREATIVIDAD: BRAINSTORMING

 

Esta técnica, desarrollada por Alex Osborn, se encuentra en los orígenes de la creatividad, aplicada a la empresa. Se publicó en 1963, la época que relata magistralmente la serie Mad Men.

Está pensada para trabajar en grupo. 

Puede generar un aluvión de ideas nuevas

Tiene dos riesgos claros:

  • La irregular calidad de las ideas generadas.
  • La posibilidad de que genere cierto grado de confusión y caos.

Su mayor cualidad (lo que buscamos siempre con las técnicas de creatividad) es que rompe los moldes del pensamiento y abre el campo de reflexión.

El grupo ideal para aplicar este técnica oscila entre 4 y 7 personas.

TOP TEN MARKETING: NEUROMARKETING

El Neuromarketing estudia los procesos mentales básicos que determinan el comportamiento de compra, los hábitos de consumo y todos los procesos internos como experimenta el consumidor ante productos, servicios y marcas.

Esta disciplina adquiere especial relevancia cuando sabemos que aproximadamente el 70% de las decisiones de compra son inconscientes.

La conclusión es que muchos aspectos de las decisiones de compra no obedecen a procesos racionales, sino emocionales.

Esto significa que por debajo de las razones de compra argumentadas racionalmente existen motivaciones más profundas de carácter emocional que son “maquilladas”  por una apariencia de argumentos racionales.

No se trata de una simulación ante otros, sino que uno se engaña a sí mismo.

Las herramientas de Neuromarketing permiten que las empresas lleguen a conocer el trasfondo de la decisión de compra mejor y más claramente que los propios compradores.

Pueden citarse, entre otros, la resonancia magnética, los mapas de calor, la respuesta eléctrica de los músculos, el electroencefalograma, el electrocardiograma, la respuesta galvánica de la piel y el predictor de micro expresiones.

TOP TEN INNOVACIÓN: LA ACELERACIÓN EN EL CAMPO TECNOLÓGICO

“La innovación es lo que distingue a un líder de los demás” – Steve Jobs

Gordon Moore, en 1965, predijo que el ritmo de los componentes de bajo costo en un ámbito integrado, iría en aumento de manera exponencial. La Ley de Moore ha quedado desbordada por la aceleración del cambio.

El espacio donde actualmente se produce el núcleo del cambio tecnológico es la informática.

Kurzweil propone que para 2030 una red informática (Internet extendido), vinculará, entorno, cuerpo y cerebro. En modo malla  o red que lo enlazará todo. No  cambia nada si esto ocurre en 2030 o 2040; la cuestión es que parece una tendencia imparable.

Las experiencias virtuales previstas a más de dos décadas serán imposibles de distinguir de las reales. Una forma más de superar el Test de Turing.

El proceso es exponencial porque se alimenta de sí mismo.

Este proceso parece conducir, en un plazo no precisable, a “La Singularidad” (Venor Ving 1993), definida como el momento en que la inteligencia humana deje de ser la inteligencia dominante en la Tierra.