TOP TEN FORMACIÓN: LOS PUENTES DEL CONOCIMIENTO

“Invertir en conocimientos produce siempre los mejores beneficios”.
Benjamin Franklin.

La frase de Franklin ha sido siempre cierta, desde la invención del fuego o el hacha de sílex hasta nuestros días

Sin embargo, ahora es mucho más cierta, porque las invenciones se multiplican

Y todavía es mucho más cierta, porque la comunicación de las invenciones se produce a tiempo real.

Desconéctese un solo instante y sus conocimientos pertenecerán al pasado.

 

TOP TEN FORMACIÓN: LA ESCALERA DEL APRENDIZAJE

Primero hay que conocer y memorizar los elementos básicos, según la actividad.

Segundo, hay que relacionar los elementos entre si y entender  sus conexiones.

Tercero, hay que llevarlo necesariamente a la práctica.

Cuarto, debe analizarse la situación hasta encontrar un enfoque viable.

Quinto, partiendo de ese enfoque viable, deben hallarse soluciones concretas y factibles en plazo.

 

 

TOP TEN APRENDIZAJE

Column of books and young man with laptop

“La única ventaja competitiva sostenible es la capacidad de aprender más rápido que la competencia”. Arie de Geus

El aprendizaje debe ser corporativo, no solo individual

El dominio de los tiempos requiere entrenamiento previo

El aprendizaje rápido es, sobre todo, una cuestión de método.

Tan importante como el aprendizaje rápido, lo es el “desaprendizaje”: hay empresas que no pueden avanzar simplemente por la cantidad de cosas que arrastran.

EL FUTURO DE LA FORMACIÓN SUPERIOR EN AMERICA LATINA

La proyección económica de la región latinoamericana exige modelos de formación superior y liderazgo de calidad con metodologías que se adapten a las necesidades de los alumnos.

     MapaLatinoamerica1

La proyección económica de la región latinoamericana así como su peso en el conjunto global han aumentado significativamente en estos últimos años. Este resultado proviene de la confluencia de un conjunto de factores que han trabajado en la misma dirección:   –  Desplazamiento del centro de poder global del G-7 al G-20, foro donde, por primera vez, la voz de América Latina  y del Espacio hispano-hablante tienen peso específico, representados por México, Argentina, Brasil y España –  Crecimiento muy apreciable del Producto Interior Bruto regional. – Estabilidad y permanencias prolongadas en el poder de los gobiernos latinoamericanos independientemente del signo político. – Reequilibrio de los flujos y las fuerzas político-económicas globales con la aparición del espacio Océano Pacífico como polo de poder. Este hecho ha aumentado la relevancia de la cara Pacífico de América. – Conciencia regional latinoamericana en ascenso, como expresión de una nueva sensibilidad a los retos globales. – Mayor precisión y cuantificación de los objetivos y compromisos de carácter público, acompañada en general de una progresiva disminución de la grandilocuencia y las declaraciones generalistas.   En realidad América Latina está comenzando  a aplicar las pautas del “desarrollo-red” y a hacerlo de manera sostenida. Cada vez más países de Latinoamérica van superando la primera barrera donde tropezaba una y otra vez la Región: la continuidad en el desarrollo, independiente del cambio de liderazgo. Esto es muy prometedor, aunque se trata de un proceso que llevará mucho tiempo.   En este sentido, es imperativo que, justamente ahora, cuando las circunstancias mundiales han abierto la ventana de oportunidad, América Latina tome conciencia de que esta oportunidad se le abre si consigue un espacio regional progresivamente más y mejor coordinado. La fuerza común obtenida gracias a esa coordinación le permitirá relacionarse de igual a igual con otras grandes fuerzas mundiales.   La clave para comprender estos procesos, integrarlos conceptualmente, percibir sus implicaciones  y definir e implementar los modelos para la acción, reside en los procesos formativos y muy especialmente en la formación superior y de liderazgo.   Es imprescindible y urgente disponer de una formación interamericana, y hay algunas claves para conseguirlo:   – Los postgraduados americanos deben dotarse de una formación de primer nivel profesional y técnico beneficiándose de las experiencias de otros colectivos y espacios regionales accesibles. – Igualmente deben compartir una percepción integradora de la realidad americana, tanto en lo humanístico y cultural, como en lo específicamente técnico. – Es preciso que manejen códigos y términos convergentes y en grado creciente compartidos, en sus áreas de especialización. – Deberán tener conciencia de los principales problemas de desarrollo de América Latina como espacio regional. – Asimismo deberán conocer y participar en el debate sobre algunos objetivos centrales de carácter regional.