TOP TEN LIDERAZGO: NO HAY PROBLEMAS, SOLO OPORTUNIDADES

Fotolia_48194020_Subscription_Monthly_XXL.jpg

 

Elimine la palabra “problema” de su vocabulario.

Considérelo como un cambio a manejar, un aprendizaje, una posibilidad de entrenamiento, una pista para entender el futuro… una oportunidad para mejorar.

El fondo de la cuestión, es obviamente el mismo pero, al cambiar el enfoque, su propia actitud se modifica y pasa de resistencia pasiva a posición proactiva.

El problema pasa de ser amenaza a ser una potencial oportunidad.

TOP TEN LIDERAZGO: EL OBJETIVO ES INEXORABLE

Fotolia_52352303_Subscription_Monthly_XXL.jpg

Parta siempre del hecho inapelable de que va a conseguir el objetivo.

Haga eso porque la determinación actuará como combustible de su fuerza de voluntad, y la voluntad es la clave de este juego.

Para cambiar, diferir e incluso abortar el objetivo siempre habrá tiempo pero, por el momento, mientras consiga mantenerlo en automático, será imparable y le arrastrará a usted hacia delante.

El éxito tiene casi siempre el mismo nombre: Insistencia inteligente.

TOP TEN LIDERAZGO: LA DIRECCIÓN

Walking direction on asphalt

“Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?” “Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar”, dijo el Gato. “No me importa mucho el sitio…” dijo Alicia. “Entonces tampoco importa mucho el camino”.

Lewis Carroll.

Un líder tiene que saber el camino a seguir

Si la dirección es equivocada o incierta, lo peor que se puede hacer es ir deprisa hacia ella

Si la dirección es la adecuada importa menos el medio de transporte elegido

Cuando el líder no sabe dónde va se suele notar muchísimo

TOP TEN LIDERAZGO: LAS ÓRDENES NO SE CUMPLEN POR EL HECHO DE DARLAS

command

LOS SUBORDINADOS TIENDEN A DECIR QUE SI AL JEFE, Y ESO ES UN PROBLEMA

Como no quieren tensiones van a decir que si tanto si piensan cumplir la orden como si no.  

De usted solo las órdenes imprescindibles, pero asegúrese de que esas pocas se toman en serio.  

De las órdenes espaciadas, separadas unas de otras, para que no se estorben entre sí.

Si se hace evidente que se ha equivocado en una orden, rectifique lo antes posible: no deje que los subordinados se desmoralicen y, de paso, se recreen en su error.

Convenza a sus subordinados de que cumplir una orden no es otra cosa que resolver un problema.