TOP TEN FINANZAS: EVITE AHORROS QUE DAÑEN SU IMAGEN

Trapped businessman

Su empresa se va forjando con el tiempo una imagen en el mercado. La imagen tiene vida propia y una vez que vuela libre, usted pierde el control.

Esa imagen se consolida y la empresa queda prisionera de sus perfiles y límites.

La imagen se convierte en el imán que atrae o repele a los consumidores.

Si tiene la suerte de que su imán atraiga clientes cuídelo con el mayor de los mimos:

  • Refuerce los estímulos positivos.
  • Y, sobre todo, no haga jamás recortes económicos que le debiliten: estaría creando una bomba de tiempo que no podría desactivar.